CDC pronostica un mes de aumento en muertes por coronavirus en nueve estados

0
474

La agencia federal prevé que para el 15 de agosto entre 160,000 y 175,000 personas hayan muerto por COVID en Estados Unidos.

Aunque la curva nacional de casos de coronavirus parece aplanarse, los datos en varios estados del país no son nada halagüeños. Nueve de ellos verán aumentar su cifra de decesos en las próximas cuatro semanas y el cómputo federal de muertes será más elevado que en el último mes, según la red de Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

Alabama, Florida, Georgia, Idaho, Nevada, Oklahoma, Carolina del Sur, Texas y Utah son los que peor parados saldrán en las próximas semanas por la pérdida de vidas humanas como consecuencia de la enfermedad COVID-19.

Pero no serán los únicos. De acuerdo a los pronósticos de CDC, 25 estados y un territorio tendrán durante el próximo mes más fallecimientos relacionados con el virus que los que han tenido en las cuatro últimas semanas. El país en su conjunto también superará su cifra mortal.

La agencia federal apunta en el mismo pronóstico, publicado el jueves 23 de julio, que para el 15 de agosto un total de entre 160,000 y 175,000 personas habrán muerto a causa de la enfermedad en Estados Unidos. El Instituto de Métricas y Evaluaciones de Salud (IHME) de la Universidad de Washington calcula que el país llegará al mes de octubre con unos 200,000 muertos

Las cifras se sitúan ahora en 149,234 muertes COVID-19 y 4,349,324 casos, según la Universidad Johns Hopkins. El distanciamiento social y otras medidas harían variar las predicciones, según la propia institución.

Algunos avances dejan lugar para un optimismo prudente en medio de las cifras negativas. La noticia más reciente que arroja algo de luz es que la vacuna que la compañía Moderna desarrolla en Estados Unidos ha pasado a la frase 3 y más de 30,000 voluntarios la probarán.

Por otro lado, cada vez se conoce mejor el virus, lo que facilita el diagnostico de la enfermedad y la actuación de los médicos y de las autoridades de salud pública ante él.