Caravana migrante hacia EEUU cruza río ante el bloqueo del gobierno mexicano

0
503

Los inmigrantes lanzaron un ultimátum al presidente mexicano pero fue rechazado.

Luego de que el gobierno mexicano cerrara las puertas a más de 4,000 migrantes centroamericanos que marchan rumbo a Estados Unidos en una caravana, un grupo numeroso comenzó a cruzar este lunes el río Suchiate (frontera entre Guatemala y México) para ingresar al territorio y seguir su camino hacia la frontera norte.

Antes de lanzarse a cruzar el río (que por el bajo nivel de su cauce puede atravesarse a pie), los migrantes habían dado un ultimátum al presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, exigiendo un salvoconducto para ingresar.

Pero las autoridades mexicanas han rechazado su solicitud formal y en cambio solo han permitido el paso por el puente Rodolfo Robles a cuentagotas (unas diez personas a la vez).

Imágenes y videos obtenidos por Noticias Telemundo muestran a decenas de hombres, mujeres y niños avanzando por el agua frente a la vigilancia de miembros de la Guardia Nacional, que aguardan del lado mexicano y buscan detener el flujo migratorio. Algunos ya están logrando cruzar, sin que las autoridades puedan contener por completo el flujo.

Antes de tomar el río, los migrantes recibieron un comunicado del Instituto Nacional de Migración (INM) asegurando que “no es posible obsequiar positivamente” la petición de ingreso de todos los migrantes. En la misiva, el INM afirmó que “permitiría” el ingreso a quienes cumplan requisitos establecidos en la ley, aunque no se aclararon cuáles son las condiciones, solo que primero atenderían a menores de edad y mujeres con hijos.

“Al río, nos vamos pa’l río”, respondieron los migrantes.

Medio locales aseguran que hubo intercambio de piedras entre elementos de la Guardia Nacional y miembros de la caravana. Al menos una persona habría resultado herida y trasladada a un hospital.

 

os migrantes, que solicitan una visa humanitaria de tránsito, vieron restringidos los cruces fronterizos el fin de semana, después de que el sábado la Guardia Nacional lanzó gas lacrimógeno a un grupo que intentó entrar “a territorio nacional de modo desordenado”, a decir de funcionarios migratorios de México.

Las autoridades aseguran que con el paso restringido se logrará que el flujo migratorio sea “seguro, ordenado y regular”. Hasta ahora habrían pasado 1,087 personas por dos zonas de cruce, por los estados de Chiapas y Tabasco, según datos oficiales.

La mayoría de las personas en espera de poder pasar proviene de Honduras, de donde partió la caravana actual el miércoles 15 de enero, pero también hay gente de El Salvador, Nicaragua y Guatemala.

El Instituto Nacional de Migración de México (INM) indica que, tras cruzar los centroamericanos, “se lleva a cabo la revisión de su situación migratoria para ofrecer distintas oportunidades de acuerdo con sus condiciones específicas”.

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, afirmó la semana pasada que hay 4,000 empleos fronterizos disponibles para personas de la caravana. También existen los programas “Sembrando Vida”, de labores agrícolas temporales, y “Jóvenes Construyendo el Futuro”, de capacitaciones y que el gobierno mexicano ofrece a los centroamericanos en sus países de origen para reducir la emigración.

No obstante la oferta de empleos mencionada por López Obrador, el INM destacó que “en la mayoría de los casos se procederá al retorno asistido”, es decir la deportación, dada la situación migratoria.

Desde mediados de 2019 el gobierno de México movilizó a fuerzas armadas de la Guardia Nacional para controlar el flujo migratorio, después de una amenaza del presidente Trump de imponer aranceles. Los pocos albergues para migrantes que hay en la frontera sur mexicana han estado rebasados desde hace tiempo y las deportaciones desde territorio mexicano han aumentado en más de 100% en los últimos meses.