Autor de masacre en Nueva Zelanda ve en Trump un “nuevo símbolo de identidad”

0
298

El asesino australiano Brenton Tarrant es seguidor de Donald Trump.

En medio del drama que se vive por la fatídica masacre en una mezquita en Nueva Zelanda se siguen conociendo los detalles del asesino Breton Tarrant, autor del tiroteo.

El australiano de 28 años que mató al menos a 49 personas en la mañana del viernes elogió al presidente Donald Trump en un manifiesto de 74 páginas que publicó en antes del tiroteo.

Tarrant elogió a Trump y lo llamó como “un nuevo símbolo de la identidad blanca renovada y el propósito común”.

El manifiesto del asesino hablar sobre la inmigración no blanca a los países occidentales, en particular la inmigración islámica, y atacó el establecimiento político en muchos países. Tarrant también expresó la esperanza de provocar una guerra civil racial en los Estados Unidos.

Las preocupaciones y arengas del asesino son la base de gran parte de seguidores de Trump en los Estados Unidos, el cual incluye principalmente sectores de la extrema derecha con fuertes sentimientos anti-inmigrantes y anti-musulmanes, ideas que el propio presidente Trump ha expresado durante su campaña presidencial y durante sus dos años de presidencia.

De la misma forma el asesino felicita en su manifesto a Anders Breivik, el supremacista blanco noruego que asesinó a 77 personas en Noruega en 2011.

El australiano en su publicación dice haber tenido contacto con Breivik y haber recibido “bendiciones” para llevar a cabo su tiroteo en masa contra la comunidad musulmana en Nueva Zelanda.

El atacante ahora está bajo custodia policial y ha sido acusado de múltiples cuentas de asesinato en primer grado.

Tarrant compartió una transmisión en vivo en Facebook Live de su ataque con una cámara montada en su cabeza que lomuestra sosteniendo un arma y disparando a personas en las mezquitas a corta distancia.

El ataque se llevó a cabo aproximadamente en el momento de la oración semanal del viernes musulmán que atrae a cientos de fieles a diferentes mezquitas para asistir a un sermón y una oración que dura unos 45 minutos alrededor del mediodía.

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, describió los disparos como un “ataque terrorista bien planificado” y dijo que este es uno de los “días más oscuros” del país.