Así funcionan los secuestros virtuales en EE.UU.

0
209

Así funcionan los secuestros virtuales que están sacudiendo familias en todo Estados Unidos.

(CNN) — “Tengo a su hijo y lo voy a jo**r”, dijo una voz al otro lado del teléfono.

Durante dos horas, una tarde, a principios de abril, Joseph Baker, de 61 años, y su esposa, Maggie, conducían por Charlotte, Carolina del Norte, escuchando todas las demandas del supuesto secuestrador de su hijo Jake.

“Si llamas a la policía, lo sabré y lo mataré”, amenazó, según los Baker. “Tengo un escáner”.

El identificador de llamadas en la pantalla del teléfono inteligente de Joseph dijo que la llamada provenía del número de su hijo. La pareja no tenía ninguna razón para no creer al hombre al otro lado de la línea, que conocía los detalles personales de la familia, incluido el lugar donde vivían.

(Los nombres de las víctimas han sido cambiados para su protección).

Cumplieron con sus órdenes, compraron dos tarjetas bancarias de débito prepago por valor de 750 dólares cada una, transmitieron los números de la tarjeta al secuestrador y se filmaron para tirar las pruebas al inodoro.

Cuando Joseph colgó, llamó a la policía, quien corrió a la casa de su hijo junto con un equipo de médicos. Pero encontraron a Jake en casa, ileso. Todo fue una estafa.

“Fue tan real”, dijo Maggie Baker a CNN. “La gente hará cualquier cosa para ayudar a un ser querido. Sigo pensando en las cosas ahora. ¿Hay algo que podría haber hecho para detener esto?”.

Historias como las de los Baker son cada vez más comunes debido a la oleada masiva de suplantaciones de identidad, una forma de robo telefónico que permite a un perpetrador alterar el número desde el que parece que está llamando. Luego pueden usar ese número, combinado con la información personal que encuentran en línea, para simular una situación como un secuestro.

¿Cómo los estafadores falsifican un secuestro?

“Hemos visto un aumento en los secuestros virtuales en los últimos años porque el crimen es lucrativo y no hay mucha detección por parte de la policía”, dijo a CNN Business Matthew Horton, jefe de la unidad internacional de delitos violentos del FBI, quien ha estado siguiendo de cerca los secuestros virtuales. “Es una forma rápida de ganar dinero, y es mucho más fácil realizar un secuestro virtual que uno real”.

La falsificación implica una llamada realizada desde cualquier servicio de voz por IP, como Skype, o una aplicación especializada que permite a los usuarios ingresar cualquier número de host que deseen, ya sea un número creado, un número en su libreta de direcciones o uno de la Casa Blanca. Es tan fácil que cualquiera podría hacerlo.

Skype rechazó una solicitud de comentarios.

Algunas de estas estafas también provienen de teléfonos prepagos que no están registrados y no son atribuibles a una persona.

Los incidentes pueden dejar a las víctimas sin dinero por miles de dólares y conmovidas emocionalmente. Como los estafadores saben que es más probable que una víctima potencial se recupere si reconoce a la persona que llama, puede ingresar un número que crea que está en la libreta de direcciones de su objetivo.

Es difícil cuantificar qué tan comunes son las estafas. El FBI dijo que no recopila estadísticas nacionales sobre secuestros virtuales porque “la mayoría de las víctimas tienden a reportar el crimen a su departamento local o no lo reportan para nada”.

En algunos casos, las víctimas dicen que escuchan gritos en el fondo haciéndose pasar por una hija o un hijo. Otra estafa de suplantación de identidad se dirige a los padres y abuelos a los que se les pide que saquen a su hijo de la cárcel.

Pero Horton notó que la mayoría de las estafas de secuestro virtual que ve no están dirigidas: “Muchos de estos casos se realizan de forma aleatoria en base a números de llamadas en frío, incluso habitaciones de hotel o códigos de área ricos, y el uso de publicaciones en redes sociales para buscar más información.”

Este tipo de estafa es difícil de eliminar debido a donde comienzan. Una investigación del FBI en su División de Los Ángeles en 2017 encontró que la mayoría de las llamadas de secuestro virtual se originaron en México, y que muchas provenían de las cárceles allí. Originalmente, las llamadas estaban dirigidas a hispanohablantes en las áreas de Los Ángeles y Houston. Ahora también ocurren en inglés y se han expandido a otras ciudades de Estados Unidos.

“Los estafadores encarcelados, que suelen sobornar a los guardias para adquirir teléfonos celulares, elegirían un área próspera como Beverly Hills, California”, dijo Erik Arbuthnot, agente especial del FBI en Los Ángeles, en un blog que detallaba las estafas. “Buscarían en Internet para conocer el código de área correcto y el prefijo de marcación telefónica. Luego, sin nada más que tiempo en sus manos, comenzarían a marcar los números en secuencia, buscando a las víctimas”.

Horton, quien confirmó que la mayoría de los secuestros virtuales de los que él sabe todavía se originan en México, dijo que algunos delincuentes usan aplicaciones de suplantación de identidad para ayudar a orquestar los esquemas.

Las redes sociales, y las infracciones, también han facilitado a los estafadores encontrar información personal sobre sus objetivos y los amigos y familiares de sus objetivos.

Aun así, como en el caso de la familia Baker, la demanda de rescate a menudo es baja, de modo que los estafadores pueden burlar las leyes que regulan las transferencias de dinero a través de la frontera.

“Es más fácil evitar algunas leyes y señales de advertencia si estás transfiriendo pequeñas cantidades de dinero”, dijo Horton a CNN Business. “También es más probable que una familia tenga cantidades más pequeñas de dinero a mano o que tenga acceso a esos fondos más fácilmente, especialmente después de las horas de cierre bancario”.

Horton dijo que los delincuentes generalmente presionan a las víctimas para que paguen rápidamente y, a veces, exigen más dinero después de que se completa la primera transacción.

Jake Baker, quien considera que la situación es “traumatizante” para su familia, dijo que el Departamento de Policía de Charlotte no parecía optimista de poder rastrear al criminal.

“Me dijeron que como solo hay unas pocas pistas, podría ser difícil encontrarlas”, dijo. “También me dijeron que es un monto pequeño de dólares que probablemente no genere una investigación más grande”.

El Departamento de Policía de Charlotte no respondió a una solicitud de comentarios.

Los esfuerzos de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) para acabar con las llamadas fraudulentas de números desconocidos, o de los números que se hacen pasar por alguien que el destinatario conoce, han sido lentos, pero la industria de las telecomunicaciones está trabajando en una herramienta llamada Stir/Shaken (Agitar/Sacudir) para identificar y rastrear los esfuerzos de suplantación de identidad. AT&T, Comcast y Verizon ya han completado las pruebas, y otros proveedores se han comprometido a adoptar Stir/Shaken a fines de 2019 (AT&T es propietaria de WarnerMedia, la empresa matriz de CNN).

Este miércoles, la FCC reveló una propuesta para limitar los robos telefónicos al permitirle a los operadores aplicar tecnologías de bloqueo de llamadas de robo teléfonico a las cuentas de los clientes de forma automática.

Mientras tanto, los operadores que incluyen Verizon, AT&T y T-Mobile ofrecen aplicaciones de descarga gratuita que bloquean las llamadas automáticas y los esfuerzos de suplantación de identidad. Sprint ofrece un servicio pago de bloqueo y etiquetado de llamadas de robo telefónico llamado “Premium Caller ID”, que permite a los usuarios recibir información sobre el tipo de llamada entrante y configurar preferencias para bloquear intentos falsos.