3 tips extremos para reencender tu vida sexual cuando todo lo demás ha fallado

0
1083

Si ya lo has intentado todo, quizá no lo has intentado todo. 

Si la terapia sexual, hacer juego de roles, usar juguetes, buscar disfraces y hasta practicar con ropa de cuero y látigo en mano no ha logrado que tú y tu pareja recuperen la pasión en el dormitorio, es momento de pensar fuera de la caja.

Quizá estos tips extremos para reencender tu vida sexual cuando todo lo demás ha fallado, sean de ayuda. Katherine Rowland, autora de The Pleasure Gap: American Women and the Unfinished Sexual Revolution, entrevistó a más de 120 mujeres sobre sus experiencias sexuales y, durante casi cinco años, ellas le confesaron lo que les funcionó para incrementar su excitación, combatir el dolor durante el sexo o lograr el tan deseado orgasmo.

 

De esas narraciones, Rowland extrajo las siguientes ideas en entrevista con The New York Post. Aunque pueden parecer extremas, vale la pena intentarlas para recuperar el placer y la felicidad sexual.

 

Entrenamiento sexual

A diferencia de la terapia sexual, el entrenamiento sexual puede ir más allá de la conversación. Existen talleres, sesiones individuales y seminarios donde una persona que, se supone, se encuentra capacitada para ello, enseña técnicas sexuales para despertar y aprovechar la libido. Sin embargo, la autora sugiere verificar las credenciales de cualquiera que se diga entrenador sexual, para evitar que nos presione a hacer cosas que no queremos hacer o que no estén de acuerdo con nuestros valores.

 

Medicamentos

Algunas de las mujeres entrevistadas por Rowland optaron por probar Addyi, el medicamento aprobado por la FDA para tratar el bajo deseo sexual. Y aunque a algunas no les funcionó idealmente, para otras fue el empujón que necesitaban para recuperar el gusto sexual. Obviamente, lo mejor antes de consumir cualquier medicamento es consultarlo con tu médico.

 

Otras parejas sexuales

Algunas mujeres le confesaron a la autora que extrañaban su soltería porque eran más libres y porque podían tener diferentes parejas sexuales, así que lo conversaron con su pareja y, en consenso, buscaron relaciones fuera del matrimonio, sin ocultarse y sin terminar sus matrimonios. Si bien se requiere cierta madurez en la pareja para tomar una determinación así, esta medida extrema funciona porque las mujeres pueden satisfacer sus necesidades sexuales y mantener su relación primaria.