16 inmigrantes murieron bajo custodia de ‘La Migra . La mayoría eran hispanos

0
607

Los fallecimientos en centros de detención de ICE han puesto el foco en las condiciones en las que viven los migrantes en estos lugares y en la atención médica que reciben.

16 inmigrantes han muertos en instalaciones del servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) entre el 10 de abril de 2018 y el 15 de octubre de este año. Aunque la agencia asegura que todos ellos recibieron una atención médica adecuada, no especifica cuál fue el seguimiento que se les hizo ni cuál es el protocolo médico en sus centros de detención.

En el año y medio en el que registran estos datos, murieron bajo supervisión de ICE cinco mexicanos, dos hondureños, dos cubanos, dos rusos, un armenio, un camerunés, un indio y un vietnamita.

Univision publica que la información prioritaria en los expedientes de defunción de estos inmigrantes no es su historial médico sino el criminal. El médico explica cuáles son los procedimientos que siguieron los funcionarios del lugar en el que se encontraba el fallecido en el momento de su muerte.

Esta es la lista de los 16 fallecidos. ICE asegura que cuatro de ellos se suicidaron.

Gourgen Marimanian

Este armenio de 54 años murió el 10 de abril de 2018, tras vivir en Estados Unidos desde 1994. El FBI transfirió a Marimanian a ICE el 29 de enero de 2018. Según los informes, el fallecido tenía problemas de hipertensión y fumaba tres paquetes de cigarrillos al día. La última revisión médica que le hicieron fue cuatro días antes de su muerte.

Ronald Francisco Romero

Romero falleció con 39 años en el centro de detención de Port Isabel (PIDC), en Texas. El hondureño había estado en el país desde 2002 y tenía una orden de deportación en urgencia. Lo que no tenía al entrar en la instalación de ICE era problemas de salud pero, un día después de su primera revisión médica, le diagnosticaron faringitis estreptocócica. Fue la detección de un cuadro de salud mental alterado lo que envió al hombre a la unidad de emergencia, donde murió el 16 de mayo.

Roxana Hernández

La también hondureña murió bajo custodia de ICE el 25 de mayo de 2018. Había pedido asilo en la garita de San Ysidro, en San Diego (California). Las pruebas del centro de detención hallaron que Hernández tenía VIH y hepatitis A y que no había recibido ningún tratamiento. La muerte de esta mujer transgénero tuvo lugar 12 días después de que ingresara en la instalación migratoria.

Huy Chi Tran

Este vietnamita de 47 años llegó a EEUU en 1984. ICE lo arrestó el 12 de julio de 2017 pero no fue hasta mayo del año siguiente, tras ser trasladado al Centro de detención Eloy (Arizona), cuando le hicieron una evaluación médica. El inmigrante reconoció estar tomando medicación para la esquizofrenia y, poco después, le diagnosticaron un cuadro de depresión. Un infarto provocó su muerte cerebral el 12 de junio de 2018.

Efraín Romero de la Rosa

Romero se quitó la vida el 10 de julio de 2018. Llevaba 18 años en el país. El hispano había comunicado al centro sobre su historial de esquizofrenia pero, según ICE, negó tener idea de suicidio. Aun conociendo esto, las autoridades del centro aislaron al hombre en la celda en la que lo encontraron muertos. Según el informe de la agencia, Romero no deseaba tomar medicamentos.

Agustina Ramírez Arreola

Esta madre de seis hijos murió a los 62 años el 25 de julio de 2018, poco más de dos meses después de pedir asilo en el paso fronterizo de San Ysidro y ser arrestada. El examen médico que le hicieron a principios de julio reveló que la mujer padecía tuberculosis. Ramírez fue sometida a una intervención quirúrgica para reemplazarle la válvula aórtica pero no salió bien y murió más de un mes y medio después.

Wilfredo Padrón

Después de estar en EEUU desde 1980, Padrón fue arrestado el 15 de agosto de 2018. Las pruebas del centro detectaron en este padre de un menor una condición crónica que requería tratamiento prioritario. La mañana del 1 de noviembre, el compañero de cuarto del cubano intentó despertarlo, pero no reaccionó. Tras intentar reanimarlo por varios medios, el equipo médico declaró la muerte del hombre. Tenía 58 años

Mergensana Amar

Amar, padre de dos menores, pidió entrar al país por el puerto de San Ysidro, California, el 5 de diciembre de 2017. Dos semanas después, ya en el centro de detención del Noroeste de Seattle, Washington, no le detectaron ningún problema de salud. Sin embargo, el 17 de agosto de 2018, una enfermera evaluó informes de depresión en el inmigrante ruso, que no recibió especial atención. Desde entonces, tras llevar a cabo dos huelgas de hambre por su arresto, Amar se ahorcó el 15 de noviembre de 2018 y declararon su muerte tres días después.

Guerman Volkov

Otro ruso murió después que Amar. Volkov llegó a Estados Unidos en 1998 con una visa de turismo. 20 años después, el 4 de noviembre de 1998, ICE lo envió a un centro de detención en el condado de Baker, Florida. El centro conoció el historial de hipertensión y problemas mentales de Amar tras las pruebas médicas. Tres semanas después de conocer resultados adicionales de su mal estado de salud, sufrió espasmos musculares y el 30 de noviembre declararon su muerte.

Clemente Abel Reyes

Este mexicano llegó a EEUU 19 años antes de su muerte. El tres de abril, casi mes y medio después de estar bajo la custodia de ICE, unas dificultades respiratorias acabaron con la vida del hombre de 54 años. Reyes, que tenía un hijo, informó al centro sobre su diabetes cuando le hicieron el examen médico. Los resultados de su autopsia, según el informe, aún están pendientes.

Simratpal Singh

En los tres meses que estuvo en Estados Unidos, este indio de 54 años, estuvo dos veces detenido. Tras la revisión del segundo arriesgo, el centro puso a Singh en aislamiento como medida de prevención. Esa misma tarde se ahorcó y horas después declararon su muerte.

Yami Alexis Balderramos Torres

El hondureño Balderramos llevaba poco más de tres semanas bajo custodia de ICE cuando lo encontraron en su cama sin pulso ni respiración. El hombre de 30 años tenía una erupción en el abdomen debida picaduras de mosquitos pero, según los informes, el inmigrante dijo no tener problema de salud crónico.

Pedro Arriago Santoya

Este mexicano de 44 años fue arrestado el 30 de marzo de 2019. A pesar de que en tres revisiones médicas aseguró no tener problemas de saludo, el 20 de julio lo enviaron al hospital por un dolor intermitente en el estómago. Ahí le diagnosticaron nauseas, vómitos y otras condiciones que hacían que su hígado y su corazón se agrandara. Tras unos problemas cardíacos que sufrió el 22 de julio, Arriago murió dos días después.

Roberto Rodríguez Espinoza

Rodríguez solo estuvo una semana bajo custodia federal. Fue detenido el 3 de septiembre de 2019 en Chicago, Illinois, y su examen rutinario no advirtió de problemas médicos. Él tampoco dijo tener dificultades físicas ni mentales. Sin embargo, el 7 de septiembre lo enviaron al hospital, al día siguiente le encontraron una hemorragia en el cerebro y 48 horas después lo desconectaron.

Nebane Abienwi

El camerunés de 37 años Nebane Abienwi murió el 1 de octubre de este año. No hacía ni un mes que lo habían arrestado en el puerto de entrada de San Ysidro, California. Abienwi dijo tener y haber tenido problemas de salud y que tomaba medicamentos para la hipertensión. Tras caerse de su cama el 26 de septiembre, el 1 de octubre la unidad de cuidados intensivos corroboraron la muerte cerebral del hombre.

Roylan Hernández Díaz

Hernández se ahorcó en su celda el 15 de octubre de 2019. Días después de su detención, el 18 de mayo, el servicio médico del centro supo que el hombre tenía un problema en los intestinos y que tomaba medicamentos. Sin embargo, según el informe de ICE, el cubano se negó a recibir alimentos y se quitó la vida el mismo día que registraron que estaba en huelga de hambre.